Vida

ELLA: Bicho, ¿vamos el finde a Tigre a pasear? De paso compro cestitas de mimbre para poner fruta.
ÉL: Mmmok…
ELLA: Y les podemos decir a Ricardo y Juana (nota del autor: parejita amiga) que vengan
ÉL: Y nos comemos un asadito

–ambos esgrimen sonrisas de oreja a oreja, se dan un beso, ella vuelve a Facebook y él a ver el noticiero, chupándoles un huevo–

Lo intento. No siempre sale, pero lo intento.

ELLA: Gordi, hace frío en el quincho
ÉL: Pero está la estufa…
ELLA: Ya probé, pero hace frío igual. No sé, entra frio.
ÉL: Debe ser el burlete. El finde lo cambio.

En gran medida me sale. En otras cosas no, pero en muchas sí.

ÉL: Puta madre, este Moreno con las importaciones. No puedo conseguir Shimmy de dulce de mango.
ELLA: Y yo? No puedo encontrar el quitaesmalte que viene con perfume a chota fresca y que además no te lastima las uñas
ÉL: ¿No se consigue?
ELLA: No, no entra el de chota
A CORO: Grrr, maldito Moreno!

Sí, lo intento. Intento que mi vida no sea lo cotidiano. Que no sea mi pareja/novia/esposa/amante, que no sea la casa, el auto, los electrodomésticos. Y en algún me sale porque todo eso, en general, no me satisface. No es que no lo busque o que no viva esas cosas, pero no me satisfacen. Son un accesorio de la vida.

ELLA: Cielo, mirá, me llegó por Grupón un descuento para una escapada a Santa Petronila, ¿vamos el finde largo que viene?
ÉL: Y dale… Necesito descontracturar, necesito descontracturar!
ELLA: Sí, yo también. Santa Petronila es re descontracturante
ÉL: ¿Fuiste alguna vez?
ELLA: No
ÉL: ¿Y qué sabés entonces?
ELLA (tocándose el pecho): Lo siento acá
ÉL: Sentime ésta

Para algunos la vida es como un sillón en un living en el que se acomodan y sólo se mueven para mejorar el sillón, primero mejorarle el relleno, luego cambiarle el tapizado, luego cambiar el sillón por otro mejor, más adelante lo volverá a cambiar por otro aún mejor. No digo que uno no caiga en esa, muchas veces caigo en esa, qué se le va a hacer. Pero no es reconfortante.

Tampoco me meto en cualquiera, ojo, elijo mis batallas y además estoy aprendiendo a cómo es eso de hacer lo que se me canta el culo con la menor cantidad de ataduras posibles. Yo no hablo de salir a tener aventuras cual Indiana Jones. Es más simple: tratar de llevar adelante las ideas que uno tiene o las cosas que uno quiere hacer, incluso las menos razonables. O más menos… No dejar pasar esas cosas.

Lo otro, me parece un desperdicio de humanidad, vivir para cosas tan chiquitas…

Comentá con Facebook